LEGALUR ABOGADOS

DIA EUROPEO DE LA MEDIACIÓN

El número de conflictos que acaban ante los tribunales es cada vez mayor. Este fenómeno tiene dos consecuencias: no sólo se han alargado los plazos de espera hasta la resolución de los conflictos, sino que los costes judiciales han aumentado hasta tal punto que a menudo no guardan proporción con el valor económico del conflicto.

En la mayoría de los casos, la mediación es más rápida y, por consiguiente, más barata que los pleitos judiciales or...dinarios. Esto resulta especialmente cierto en aquellos países en los que los tribunales tienen una gran carga de trabajo acumulada y donde la duración media del procedimiento judicial es de varios años.

Por esta razón, a pesar de las disparidades existentes dentro de la Unión Europea entre los métodos de mediación y los ámbitos sujetos a mediación, este método de solución de conflictos suscita cada vez más interés como alternativa a las resoluciones judiciales.

 

Trámites legales en caso de fallecimiento por COVID19

  

Nos encontramos inmersos en plena pandemia mundial por COVID19. Las noticias procedentes del país asiático a finales de diciembre de 2019, nada hacían presagiar lo que el destino, y el virus, nos acabaría afectando y de lleno. La aparición del virus en nuestro país está arrasando con las vidas de nuestros mayores, familiares y amigos de todas las edades. Esta situación se podría haber evitado si cuando aparecieron los primeros casos, el gobierno hubiera tomado las medidas de prevención oportunas. Ahora más que nunca el dicho “prevenir es curar” debía haber sido conocido y aplicado por nuestros gobernantes.

Desgraciadamente el colectivo de abogados no podemos ayudar físicamente a paliar esta enfermedad, ya que no somos sanitarios, ni psicólogos, ni pertenecemos a ningún cuerpo de los que día a día se “juegan” la piel, y también su salud, para protegernos a todos los ciudadanos.

Sin embargo, la profesión de abogado y nuestra misión es prestar un servicio público a la ciudadanía, sobre todo a aquellos ciudadanos que carecen de recursos económicos y más aún en las circunstancias en las que actualmente nos encontramos.

Hemos conocido historias trágicas de familias que lo han perdido todo mientras en los medios ministros y autoridades prometen la aprobación de medidas de carácter económico, social…para los colectivos más necesitados. Sin embargo, esas ayudas no llegan por cuanto que actualmente el sistema está saturado, igual que no han llegado a tiempo las mascarillas, los respiradores, que llegarán, si, llegarán, pero quizás ya sea demasiado tarde para algunos.

Junto a toda esta situación ha de sumarse el hecho de que algunos ciudadanos pierdan a sus familiares, donde la familia por desgracia, no sufre únicamente el dolor natural que se deriva de la pérdida de la persona, sino que a ello se añade el hecho que hasta ahora muchos enfermos de COVID19 han fallecido sin poder despedirse de sus seres queridos, (aunque se empieza a barajar la posibilidad de que al menos pueda estar un miembro de la persona enferma en sus últimos momentos), pero es que en dichos momentos especialmente adversos, los familiares han de pasar por la difícil situación de tener que decidir una serie de cuestiones ineludibles provocadas por las gestiones de tipo legal que deben realizarse de cara a la sucesión del difunto.

En este artículo únicamente se pretende intentar explicar los pasos que se han de seguir cuando se produzca una situación de este tipo, para que los lectores tengan toda la información que pasamos a explicar de una forma clara y entendible y facilitarle en la medida de lo posible el mal trago de la situación.

En primer lugar, hay que diferenciar cuando el fallecimiento se produce en un lugar donde haya un médico que pueda certificar inmediatamente el fallecimiento (centro hospitalario, residencia geriátrica, etc.)., en ese supuesto es el centro el que se encargará de comunicar la defunción y realizar la inscripción de la defunción de manera telemática. Y posteriormente, el familiar podrá solicitar el Certificado de Defunción en el Registro Civil correspondiente.

Si el fallecimiento se produce en el domicilio, o en un lugar donde no haya un médico que pueda certificar inmediatamente el fallecimiento, es el familiar (parientes o personas que convivan con la persona fallecida), el que habrá que avisar al centro de salud que tenga asignado la persona para que acuda su médico, si es posible. Si no fuera posible, habrá que acudir a los servicios de emergencia.

El familiar es el que ha de inscribir la defunción en el Registro civil, para lo cual necesitará los siguientes documentos:

•   Certificado médico de defunción. Debe hacerlo un médico, en el impreso oficial timbrado expedido por el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, de venta en farmacias, cuyo precio en 2019 es de 3,63 euros. La expedición del certificado es siempre gratuita, pero el médico podría cobrar honorarios por el acto consistente en la exploración del cuerpo y la comprobación médica del hecho de la muerte y su causa.

•     El DNI de la persona fallecida.

·         El formulario oficial (gratuito).

Obtendrá el Certificado de Defunción, y es conveniente que solicite varias copias, ya que le harán falta para diversos trámites posteriores. Esta inscripción es gratuita.

La Comunidad de Madrid ha aprobado un procedimiento para la gestión de los cuerpos fallecidos por COVID19 durante el estado de alarma que pasamos a resumir (1):

 

 

RECOGIDA DEL CUERPO

En función del lugar de fallecimiento el cadáver será conducido lo antes posible a una cámara o sala de refrigeración hasta su retirada por el personal autorizado para ello.

En caso de domicilios particulares o residencias, serán las empresas funerarias las encargadas de la retirada de estos cadáveres, con la mayor celeridad posible. Estos serán llevados a los tanatorios para su posterior cremación o enterramiento.

En el caso de los hospitales, éstos enviarán a la Dirección General de Salud Pública la información requerida en el documento anexo, la cual priorizará la recogida y enviará dicha información a la Unidad Militar de Emergencia (UME) por correo electrónico que serán los encargados de la introducción en el féretro y los trasladarán al destino intermedio (Palacio del Hielo).

Cada cadáver irá acompañado de su certificado médico de defunción o copia del mismo o documento acreditativo del hospital donde ha fallecido, que le identifique indicando además la causa y fecha de fallecimiento.

En ambos casos (domiciliario y hospitalario), la tramitación de la autorización a la Unidad de Sanidad Mortuoria lo realizará la empresa funeraria, encargada en todos los casos, del destino final del fallecido.

TRASLADO A DESTINO INTERMEDIO

Desde el lugar de recogida del cadáver, estos serán trasladados a un destino intermedio:

• Instalaciones funerarias autorizadas para el almacenamiento y velatorio de los cadáveres (tanatorios), en el caso de fallecidos en domicilio o residencia.

• Instalaciones creadas para el efecto durante el tiempo que dure el Estado de Alarma (Palacio de Hielo), en el caso de fallecidos en hospitales.

Durante la estancia en destino intermedio se prohíbe el velatorio de cualquier fallecido durante el tiempo que dure el Estado de Alarma.

TRASLADO A DESTINO FINAL

Desde el destino intermedio, las empresas funerarias autorizadas por la autoridad competente realizarán el traslado a destino final previa autorización de las autoridades sanitarias de la Comunidad de Madrid (Unidad Técnica de Sanidad Mortuoria).

Cuando proceda los familiares podrán realizar la despedida del fallecido en destino final. Para la retirada de los cadáveres en el destino intermedio de “Palacio de Hielo”, la empresa funeraria deberá acreditar la representación de la familia (delego de representación) con la que actúa para realizar tramitación y traslado, así como el documento anexo de recogida de cadáveres.

Dado que existe la posibilidad de que una vez finalice el Estado de Alarma siga habiendo cadáveres COVID-19 (confirmados, sospechoso o en investigación), las autoridades sanitarias de la Comunidad de Madrid podrán mantener, total o parcialmente, dicho procedimiento durante el tiempo que consideren oportuno hasta garantizar que no existe riesgo para la salud en el ámbito de la Comunidad de Madrid.

Recomendamos que se guarde toda la documentación del familiar incluso se solicite el historial médico del paciente, así como facturas de todos los servicios que se contrate o que su compañía de seguros le entregue, para que una vez concluido el sepelio, hable con la compañía aseguradora para realizar la liquidación de la póliza, y comprobar si le tienen que devolver alguna cantidad de dinero correspondiente a algún servicio no proporcionado por la compañía, además de la posibilidad de exigir responsabilidades si cree que se han visto vulnerados los derechos de su familiar o responsabilidad patrimonial del Estado en la gestión de la crisis que tenga relación directa con el fallecimiento del familiar.

Es conveniente que averigüe si su familiar tenía otro seguro que cubriera los gastos de deceso, ya que, en ese caso, puede solicitar la devolución del capital de la póliza que no utilice (ejemplo: si usa la póliza del seguro de decesos y su seguro de vida le cubriera los gastos del sepelio, puede solicitar la devolución del capital cubierto por esta última póliza).

DESPUÉS DE 15 DÍAS HÁBILES DEL FALLECIMIENTO

•Certificado de últimas voluntades. Para solicitarlo, debe rellenar el impreso 790, que puede descargar y tramitar telemáticamente, u obtener presencialmente (cuando se levante el estado de alarma) en las Gerencias Territoriales del Ministerio de Justicia, en la Oficina Central de Atención al Ciudadano del Ministerio de Justicia donde, una vez abonada la tasa correspondiente, puede presentarlo. Acredita si una persona ha dejado testamento o no.

◦En caso de que hubiera testamento, los herederos deberán acudir a la notaría donde se encuentre depositado. Éstos pueden aceptar la herencia o no (recordamos que las deudas de la persona fallecida también se heredan).

◦En caso de que no hubiera testamento, en el Certificado de Últimas Voluntades se informará de esta circunstancia y los herederos tendrán que acudir a un notario o al juez, dependiendo del grado de parentesco, para que realice la declaración de herederos y reparto de la herencia, si la hubiera.

•Certificado de seguros con cobertura de fallecimiento. Acredita los contratos vigentes en los que figurara como asegurada la persona fallecida y con qué entidad aseguradora. De manera presencial (cuando se levante el estado de alarma) se solicita y presenta en el mismo lugar y con el mismo impreso 790 que en el caso del Certificado de Últimas Voluntades.

 

Le aconsejamos que revise también si su familiar tenía otros seguros de vida que suelen hacerse, muchas veces de carácter gratuito (suscritos por la empresa para la que trabajara, bancos, préstamos, tarjetas de crédito, etc.) que podrían cubrir algunas deudas, según los casos.

•Pensiones: de viudedad u orfandad. Para solicitarlas debe dirigirse a la Seguridad Social. Puede hacerlo en cualquier momento desde el fallecimiento, pero cuanto antes mejor, si se solicita después de tres meses del fallecimiento, puede perder parte de la pensión, ya que únicamente se abonará con una retroactividad máxima de tres meses a la fecha de solicitud.

EN EL PLAZO DE SEIS MESES

•Impuestos:

◦Impuesto de Sucesiones: debe presentarse en el lugar donde la persona fallecida tenía su residencia habitual, en caso que fuera en la Comunidad de Madrid, en la Dirección General de Tributos, o bien, en cualquiera de las Oficinas Liquidadoras del Distrito Hipotecario de Madrid.

◦Incremento Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (Plusvalía). En el caso de que haya heredado bienes inmuebles, tendrá que abonar este impuesto una vez que se cambie la titularidad del inmueble.

◦Recuerde que también debe presentar la declaración de IRPF de la persona fallecida en el periodo correspondiente (meses de abril a junio), en caso de que por sus ingresos tuviera obligación de hacerlo, o, aunque no tuviera que presentarla, tuviera derecho a devolución.

Antes de cinco años

•Auxilio por defunción: si la persona fallecida estaba en situación de alta en la Seguridad Social, o era beneficiaria de una pensión de jubilación o incapacidad permanente, los familiares que se hicieron cargo de los gastos de su sepelio pueden solicitar el auxilio por defunción, en los cinco años posteriores a la fecha de la defunción.

SIN PLAZO DETERMINADO

•Cuentas bancarias de la persona fallecida: cuando los bancos conocen el fallecimiento de uno de los titulares de una cuenta, suelen proceder a bloquearla hasta que los herederos acrediten su legitimación para disponer del dinero o productos bancarios (acciones, bonos, etc) que hubiera en ella. Por lo tanto, necesitará para retirar el dinero o cancelarla la siguiente documentación:

◦testamento o, en su caso, declaración de herederos

◦certificado de defunción

◦certificado de registro de actos de última voluntad

◦justificante de la liquidación del impuesto de sucesiones,

◦documento acreditativo de la condición de herederos

◦documento de partición y adjudicación de los bienes heredados.

Es conveniente dejar abierta una cuenta a nombre de la persona fallecida durante algún tiempo, con algo de saldo, por si hay que recibir o realizar algún pago (por ejemplo, si tuviera derecho a devolución en la declaración de la renta).

•Cambio de titularidad o cancelación de contratos de suministros del hogar: luz, agua, teléfono, vehículos… Para todos estos trámites necesitará, al menos, el DNI del fallecido y una copia del certificado de defunción.

•Vivienda.

◦Propiedad: en el caso de que el fallecido fuese titular de una vivienda, en el testamento o declaración de herederos se establecerá a quien o quienes pertenece a partir del fallecimiento de su propietario, por lo que, en función de ello, previa aceptación de la herencia y habiendo pagado el Impuesto de Sucesiones, se tendrán que dirigir primero a un notario y posteriormente, al Registro de la Propiedad para cambiar la titularidad.

◦Alquiler. Si vivía en régimen de alquiler, su cónyuge o pareja, descendientes, ascendientes, hermanos o familiares con discapacidad que hayan convivido con el fallecido, pueden solicitar la subrogación del contrato a su nombre. Si nadie desea continuar en la vivienda, se debe comunicar al propietario, y si no se comunica nada en tres meses desde el fallecimiento, el arrendamiento se extinguirá y los herederos deberán pagar al arrendatario la renta de esos tres meses.

 

 (1) Procedimiento para la gestión de los Cadáveres de la Comunidad de Madrid durante el estado de alarma. Dirección General de Salud Pública, Consejería de Sanidad, 24 de marzo de 2020.

 

CONVENIO ENTRE EL ICAM Y POLITICA TERRITORIAL 

La Abogacía firma un Convenio con el Ministerio de Política Territorial para que los abogados puedan tramitar documentación de extranjería por vía telemática
https://web.icam.es/…/La_Abogac%C3%ADa_firma_un_Convenio_co…

 

 A partir de que nos informen de la fecha nuestro despacho podrá tramitar la... documentación de extranjería de nuestros  representados de forma telemática, agilizando los trámites y reduciendo los plazos, a fin de obtener en tiempo exprés las resoluciones favorables de nuestros clientes.

 

 

PRESENTACIÓN SERVICIOS LEGALUR ABOGADOS.pdf
Download

 

 

 

LEGALUR ASESORA ¿COMO CONSEGUIR UNA MARCA PERSONAL=.pdf
Download

 

 

Legalur Abogados. copyright 2013. Todos los derechos reservados. | legalur@legalur.es